“Tenía un dolor en el brazo que no me permitía dormir, lo tuve durante 10 años. Me hice estudios y me decían que no tenía nada. Comencé a tomar el tratamiento y un día mi hija me preguntó cómo estaba y me di cuenta de que ya no me dolía el brazo”.